¿Por Qué Nace?

Las damas del Pisco nacen para promover la imagen del Pisco y las tradiciones ancestrales que ligan a las mujeres al mundo del Pisco, como protagonistas y partícipes infatigables de su organización productiva.

Las mujeres han siempre trabajado en manera profesional en la producción del Pisco sea en el campo, en las bodegas o en la fase industrial para el embotellamiento del Pisco, pero casi siempre han estado “escondidas, detrás de las quintas”. Hoy, finalmente se han dado cuenta de sus capacidades empresariales que nosotras deseamos valorizar.

Muchas han tenido que continuar la actividad familiar recibida en herencia (impensable en otros tiempos en los cuales la cultura pisquera era considerada típicamente masculina). “El Pisco era de machos” y por ende las mujeres estaban relegadas. Hoy en día, las mujeres están siendo protagonistas inclusive en los sectores colindantes como la vitivinícola, enología y en los restaurantes, estos también típicamente masculinos.

Los cambios se ven cada día. Las consumadoras de “Pisco al femenino” saben hoy escoger un producto de calidad, gozan del placer de degustar y catar en manera responsable, conocen las características de los Piscos para emplearlos en la gastronomía y en la coctelería. Así han contribuido a dar el “salto de calidad”.

“Pisco al femenino” significa, entonces, saber escoger un producto de calidad, significa el placer de gustar en modo consciente y de conocer a fondo las características de los Piscos para emplearlos correctamente en nuestra fabulosa gastronomía.